loader image

Surfeando las olas que crecen

Decir que los efectos del Covid-19 han transformado los hábitos de la población en general y sus patrones de consumo en particular es casi una obviedad. Pero hay algunas tendencias sobre la era post-virus que son interesantes de observar.

Según datos del Future Consumer Index, la pandemia ha duplicado las ventas en línea alrededor del mundo. Pero no sólo ha aumentado la cantidad de productos que circulan por Internet, sino también la calidad. Una consecuencia importante de la consolidación del e-commerce es que el consumidor se ha vuelto más consciente. El cliente tiene cada vez más acceso a la información, más posibilidad de interacción y con ello sus preferencias se van marcando claramente hacia las compañías que son social y medioambientalmente responsables.

Esto implica que la mejor estrategia de las empresas para sobrevivir y crecer surfear estas olas que se han ido formando desde hace ya tiempo, sin generar resistencia. La globalización, por ejemplo, puede significar para las empresas una reducción de riesgo en la cadena de suministro y, al mismo tiempo, un apoyo para los proveedores locales y un menor impacto ecológico en el proceso productivo. O la digitalización y automatización, que son tendencias que se venían gestando desde mucho antes de la pandemia, ahora pueden re-enfocarse hacia una mejora en la calidad de vida de los empleados en diferentes compañías.

Al final, si la vida nos da limones… y si esa limonada es buena para todos, pues qué mejor.

@Ana Avalos